Opinión

Semanas antes de la sorpresiva renuncia de Martin Guzmán, el entonces presidente de la Cámara de Diputados de la Nación convocó a su casa, en la localidad de Tigre, a una suerte de dream team de economistas del peronismo que, era vox populi, respondían al anfitrión y estaban dispuestos a acompañarlo en la empresa, siempre y cuando Sergio Massa fuese nombrado jefe de Gabinete o, en su defecto, ministro en la cartera de Hacienda.

Aunque Massa carece aún de un plan de estabilización integral, coherente y bien diseñado, su visión apunta a un país diferente del que surge de los conceptos fracasados del ala más dura del FDT

Para que su gestión resulte exitosa, Massa tendrá que hacer dos cosas: superar el escepticismo de los mercados y liquidar por completo la influencia de Cristina de Kirchner.

El mal funcionamiento de las instituciones no se arregla destruyéndolas. Cuando funcionan mal se las debe reconstruir. Esto tiene particular significación cuando de inteligencia se trata.

El dictador venezolano Nicolás Maduro dijo que el atentado a la AMIA fue un “falso positivo”. Y sus dichos parecen no tener respuesta por parte del Gobierno

El escritor irlandés Jonathan Swift (siglo XVII) señaló alguna vez, de manera satírica y aguda, que quien miente algunas veces, no se da cuenta de la pesada carga que se echa encima, porque para mantener su mentira DEBE FINALMENTE INVENTAR OTRAS VEINTE.

La frase “salvando las distancias” es un modismo coloquial amable que pretende poner a salvo un determinado fenómeno de una pretendida comparación suya con otra cosa. Así, cuando uno encuentra un punto de contacto entre una cosa y otra, pero sabe que, en el fondo, una y otra no tienen nada que ver, trae el ejemplo a colación, pero inmediatamente dice “salvando las distancias” como para que quede claro que una y otra cosa pueden tener similitudes, pero en realidad son diferentes.

Ya pasaron casi mil amaneceres desde aquel martes en el que asumieron los Fernández. Es probable que casi nadie se acuerde de la frase del alba: “volvimos mejores”. Luego de prestar juramento la fórmula compareció en Plaza de Mayo ante sus entusiastas militancias. Cristina Kirchner miró al presidente que ella había formateado y le dijo: “Sé que usted tiene la fuerza y la convicción para cambiar esta realidad tan fea que están viviendo los argentinos”.

Desmesuras del gobierno peronista que enfila de pronto hacia el capitalismo.

Mientras se profundiza la caída de reservas del Banco Central, los primeros pasos del nuevo ministro de Economía no han generado por ahora un cambio de expectativas

Página 1 de 337

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…