Opinión

Después de tiempos duros en los que el gobierno pareció no encontrarle la vuelta a una situación económica difícil que además se aletargaba a la espera del famoso “segundo semestre”, Macri se encontró con su mejor semana desde que llegó al poder.

Mauricio Macri no hará nada para limitar el acceso a contratos de obras públicas que pudieran ganar sus amigos y familiares.

Sin duda que marea conocer los hechos precisos de las causas judiciales pendientes, que tienen de protagonistas a figuras destacadas de las administraciones kirchneristas y a la legión de empresarios amigos.

El ciclo negativo de los países emergentes, que lleva dos años, parece estar llegando a su fin; luego de que el populismo derrochó los años dorados de las materias primas, el país podría aprovechar esta nueva oportunidad

Esta semana Macri intenta retomar la iniciativa política, tras haberla perdido desde comienzos de abril. El paso inicial será la reunión que mantiene el gobierno con los 24 gobernadores en Córdoba a mediados de semana, a la cual podría asistir el mismo Presidente de la Nación.

El sol del 25 viene asomando. El miércoles saldrá con toda su potencia libertaria. El sol del 25 de todos los argentinos y no solo de los que simpatizan con el gobierno como pasó en los tiempos de cólera de los Kirchner.

Se conocen muchas críticas contra el Papa por su condescendencia con Hebe de Bonafini y por su buen trato con Guillermo Moreno, un ex secretario de Comercio que actuaba como un matón circense.

Entre los neologismos y frases fetiche que cimentaron el régimen autoritario de Cristina Fernández de Kirchner –como “la corpo” o “el monopolio”–, se destacó la definición “dictadura cívico-militar”.

Finalmente, en relación con las normas antidespidos,  el oficialismo optó por una combinación curiosa: actuó para que en la Cámara de Diputados se consagrara el dictamen del  kirchnerismo (que ya venía con la sanción del Senado)  y una vez aprobada la ley por el Congreso,  el Presidente Macri  anunció el veto.

El presidente Macri anticipó que iba a vetar la llamada ley antidespidos, y lo hizo. Como se dice en estos casos: el que avisa no es traidor. Los opositores pusieron el grito en el cielo.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…